CREMA DE TOMATE, ZANAHORIA Y CÚRCUMA

05/12/2017

Con el frío del invierno, no hay nada mejor que un buen tazón de crema caliente que reconforte nuestro organismo.
Para la receta de hoy hemos elegido como protagonista el llamado “oro en polvo”: LA CÚRCUMA.

El característico color amarillo dorado de la cúrcuma le viene dado por uno de sus componentes, la curcumina, agente biológico activo que posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Pero la curcumina no es la única sustancia terapéuticamente activa que contiene. Entre los múltiples componentes la cúrcuma es rica en betacarotenos que tienen efectos protectores frente al cáncer. Además, sirve para que nuestro cuerpo resista mejor los efectos de los medicamentos y tratamientos, como la quimioterapia.
Ya que nuestro cuerpo no es capaz de absorber la cúrcuma por si solo, se recomienda acompañarla de pimienta negra y aceite de oliva o leche de coco para mejorar su absorción a nivel intestinal.
Nuestro protagonista de hoy viene muy bien acompañado por otros tres grandes alimentos: la zanahoria, el jengibre y las semillas de sésamo negro.
Éste último, el sésamo negro, puede parecer un elemento de decoración en la receta, pero no hay que dejarse engañar ya que en realidad es una excelente fuente de minerales, ácidos grasos y proteínas.

 

Tiempo de preparación: 15 minutos. Tiempo de cocinado: 30 minutos. Para 4 personas.

 

INGREDIENTES
2 cucharadas de aceite de oliva
2 dientes de ajo
1 cebolla blanca
½ cucharada pequeña de jengibre en polvo
½  cucharada pequeña de cúrcuma en polvo
½ Kilo de tomates pera
½ Kilo de zanahorias
1L de caldo de verdura
Sal y pimienta

Para el acabado
Brotes de Berros
Leche de coco
Semillas de sésamo negro.

 

PREPARACIÓN
1. Calienta el aceite en una sartén mediana a fuego medio-alto.
2. Añade la cebolla y pocharla durante unos 5 minutos.
3. Agrega el ajo, el jengibre y la cúrcuma . Cocina removiendo durante 2 minutos más.
4. Añade 500ml de caldo y la zanahoria, previamente pelada y cortada en finas rodajas.
5. Cocina a fuego lento durante 10 minutos, hasta que la zanahoria esté semi-blanda. Añade sal y pimienta al gusto.
6. Añade los tomates cortados en dados y previamente pelados.
7. Retira del fuego y pasa por una licuadora.
8. Cuando la consistencia esté suave y cremosa vuelve a ponerlo a fuego bajo 5 minutos más. Prueba el sabor y ajusta los condimentos. Añade más caldo para diluir la sopa a la consistencia deseada.
8. Sirve tibio con unos brotes de berro, un chorrito de leche de coco y unas semillas de sésamo negro. 

Nota
Utiliza esta receta como guía. Ajusta las medidas e ingredientes según sea tu gusto. Prueba de sabor a medida que vayas cocinando. 

 

¿Quieres más?
Llámanos 911 367 694 o escríbenos a info@centrooncologicosalmah.com y pide una sesión informativa gratuita sobre nuestros planes nutricionales.

 

¡Compártelo!

Volver

Para más información

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de toda nuestra actividad

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de toda nuestra actividad