EL ENVEJECIMIENTO ASOCIADO A LA ENFERMEDAD

16/01/2019

Envejecer suele ser una fuente de preocupación a partir de cierta edad. Entre otras cosas, de ahí surge la crisis de los 40, o de los 50, la del nido vacío, la de la jubilación… En la práctica clínica constatamos que tarde o temprano todos nos enfrentamos a alguna en mayor o menor grado. Recibimos a mujeres que, a pesar de que decidieron no tener hijos, se sorprenden en la premenopausia cuestionándose su última oportunidad de ser madres, o hombres que celebraron felices todos sus cumpleaños y al llegar la jubilación se enfrentan desalentados al resto de su vida. Hay también una crisis que se desencadena cuando nos damos cuenta de que nos estamos haciendo viejos: ese momento en el que somos conscientes de que los años que nos quedan por vivir ya son menos que los que hemos vivido.

Éstas son crisis asociadas a una enfermedad llamada vida y ojalá quedaran en meras crisis mentales. Pero siendo como somos realidades complejas integradas por múltiples sistemas en constante relación, lo que nos sucede nos afecta de forma global. Terapéuticamente recurrimos a la afirmación de que toda crisis esconde una oportunidad, pero para quien la está viviendo de pleno, es difícil creerlo.

Ese darle vueltas al momento vital en que se encuentran suele repercutir en un mal funcionamiento de las funciones fisiológicas como la digestión o el sueño. Sin saber bien si fue antes el huevo, o la gallina su sistema emocional se ve afectado por la tristeza lamentando lo que se hizo, o peor aún, lo que no se hizo, o por la ansiedad de no saber lo que se va a hacer. Mientras el sistema mental sigue en bucle dándole vueltas a todo, el sistema espiritual no le encuentra el sentido a nada. Y es muy probable que en estos momentos nuestro sistema social sufra porque nos mostramos más huraños, o permanentemente tristes, o hablando siempre de lo que nos pasa… o no contándoselo a nadie…

Con todas estas idas y venidas nuestro cuerpo se acidifica, la actividad del sistema inmune se ve debilitada, se inician procesos inflamatorios y se abona, en definitiva el terreno para la enfermedad. ¿Cuántas personas conocemos que enfermaron seriamente en una etapa de crisis vital?

Ya sabemos que la prevalencia de ataques al corazón, arritmias, diagnósticos de cáncer, enfermedades neurológicas y respiratorias aumenta con la edad. Pero, si además surgen en medio de una crisis vital, las medicinas y tratamientos convencionales empleados de forma aislada, serán insuficientes para devolvernos la salud por lo que el desgaste del cuerpo será aún mayor. Envejecemos y, a la vez, la enfermedad nos envejece.

Como el problema de base no fue físico, sino vital, nuestra búsqueda de la salud debería ser también integral. Es el momento de contar con los profesionales que nos ayudarán a adaptarnos satisfactoriamente a esta nueva etapa de nuestras vidas. Es aquí cuando un psicólogo puede ayudarte a recuperar el sentido de tu pasado y a crear tu futuro mientras aprendes a gestionar tus emociones aceptando los cambios en ti. Un nutricionista te explicará cuáles son los alimentos que tu cuerpo necesita en esta etapa. Y mantener tu cuerpo en forma con yoga o pilates te aportará buenas dosis de oxígeno junto a sensaciones de bienestar y realización.

Los últimos hallazgos en la ciencia del envejecimiento nos cuentan que en nuestros genes hay unas tapas llamadas telómeros que se acortan con la edad como las puntas de los cordones de los zapatos. Cuando las tapas se desgastan, los cordones se deshilachan y dejan de servir; nuestras células mueren y nosotros con ellas. Pero también sabemos que los telómeros pueden alargarse y aumentar no sólo nuestra esperanza de vida, sino también su calidad. ¿Cómo? Ya lo imaginas: con una buena gestión emocional y mental, con una alimentación saludable, con ejercicio físico, con el descanso necesario y rodeándonos de mucho amor.

Artículo publicado en la revista Espacio Humano

Olga Albaladejo Juárez
Psicóloga, coach, especialista en psicooncología y medicina natural.

 

¡Compártelo!

Volver

Para más información

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de toda nuestra actividad

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de toda nuestra actividad