LOS BENEFICIOS DEL YOGA EN LA DIGESTIÓN

11/05/2018

Es bien sabido que el yoga tiene multitud de beneficios, entre ellos la mejora de uno de los procesos mas importantes de nuestro organismo:
La digestión.
De una manera sencilla os vamos a ir contando cómo se realiza la digestión y la forma en que la práctica de yoga puede ayudarnos en cada una de sus etapas:

1.    En realidad la digestión comienza bastante antes de que los alimentos lleguen a nuestro estómago. Me viene a la cabeza el dicho de “se me hace la boca agua.” Esto ocurre cuando olemos algo rico y nuestro cerebro se pone a trabajar dando ordenes a las glándulas salivares para que comiencen a producir la saliva que humedecerá y comenzará a descomponer los alimentos triturados en la boca.
Es por eso que comer consciente, tranquilo y masticando bien hará nuestra digestión mucho mas saludable y ligera, evitando la desagradable sensación de pesadez y los incómodos gases.

Uno de los primeros beneficios que aporta el yoga es esa calma y serenidad que nos ayudarán a disfrutar del momento presente. Podemos conseguir ese estado mental mediante los ejercicios de respiración o Pranayama.
La técnica de respiración Sama Vritti alivia el estrés, calma la mente y desarrolla la respiración consciente.

2.    Desde la boca los alimentos pasan por la faringe y el esófago hacia el estomago.
El estómago es “una bolsa” situada en la pared frontal del abdomen debajo del diafragma. En el estómago se encuentran las glándulas que segregan los jugos gástricos que intervienen en la digestión.
Mientras el estomago está haciendo su labor, el hígado procesa y equilibra toda la sangre que sale de él y metaboliza los alimentos de forma que el cuerpo pueda usarlos sin que resulten tóxicos.

Posturas como Urdhva Hastasana estimulan el hígado y activan la digestión.

3.    Cuando la digestión va terminando los alimentos pasan a los intestinos, que son un tubo membranosos de entre 6 y 12 metros por el que se transportan los alimentos mediante una serie de movimientos peristálticos.
En el intestino delgado se realiza la absorción de las vitaminas y los minerales y es donde los alimentos se mezclan con la bilis proveniente de la vesícula biliar y los jugos digestivos del páncreas.

Posturas como Utthita Trikonasa hacia la izquierda estimulan la vesícula y el páncreas mejorando su funcionamiento y por consiguiente, la secreción de la bilis y los jugos digestivos del páncreas.

4.    Tras unas dos horas desde la ingesta, los restos alimenticios llegan al intestino grueso. Aquí se absorben el agua, los minerales y las vitaminas K y B12 que son liberadas por las bacterias que habitan en el colon; y se compactan las heces para su eliminación.

La practica de yoga nos ayuda a masajear toda la zona abdominal para recuperar la movilidad de los intestinos y aliviar así el estreñimiento. Para ello son muy útiles las posturas de flexión hacia delante como puede ser Paschimottanasana, o de torsión como Ardha Matsyendrasana.

 

Si estás interesado en mejorar tu salud a través del yoga, inscríbete en nuestras clases regulares o en nuestros talleres monográficos.

 

Llámanos y te contaremos todo lo que te podemos ofrecer en Salmah.

911 367 694 o info@centrooncologicosalmah.com

 

Ana Rello

Socia fundadora en Salmah.
Centro oncológico integrativo y participativo.

 

¡Compártelo!

Volver

Para más información

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de toda nuestra actividad

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de toda nuestra actividad