LOS OCHO PRIMEROS PASOS HACIA TU SALUD

26/03/2018

¿Esperarás a mañana para reducir tu nivel de estrés, hacer ejercicio regularmente y cuidar lo que comes? En ese caso, tengo una mala noticia: Estás perdiendo un tiempo precioso.

En la actualidad tenemos más recursos de los que nuestros antepasados hubieran podido imaginar en sus sueños más fantásticos. A nivel mundial la esperanza de vida no deja de crecer y, sin embargo, la calidad con la que podemos esperar vivir nuestros últimos veinte años es cada vez peor. ¿De qué nos sirve vivir más, si no vamos a poder disfrutarlo?

La solución es muy sencilla y está al alcance de todos. Cada comportamiento saludable que realizas en tu vida aporta un plus en tu cuenta de bienestar. Si has acumulado un saldo generoso, cuando llegue una enfermedad, o una situación traumática, estarás en mejores condiciones para hacerle frente y salir victorioso.

 

El tratamiento médico más eficaz es la prevención. Pero si la enfermedad ya llamó a tu puerta, no te derrumbes, ni cedas el mando de tu curación. Porque la salud surge del interior como resultado de un cuidado proceso de cultivo.

 

No hay más atajos que el de asumir que la salud es una responsabilidad individual y ponerte en marcha. Por eso hoy te presento los ocho primeros pasos para construir una vida saludable:

 

1.         Mantén tu cuerpo desintoxicado: Comienza el día bebiendo un vaso de agua caliente con limón. Es una recomendación ayurvédica orientada a preparar al organismo para todo lo que tiene por delante.

 

2.         Hidrátate: Toma entre un litro y medio y dos litros de agua al día y hazlo a sorbos para que tu cuerpo pueda asimilarlo. El agua es el conductor de la energía en el cuerpo.

 

3.         Come sano: Haz de las frutas y verduras la base de tu alimentación. No te digo que elimines los hidratos, ni las proteínas. Sigue comiendo de todo, pero hazlo bien. Cambia las proporciones, modera las cantidades y regula los momentos. Cuando comas, no hagas otra cosa que comer. Disfrútalo.

 

4.         Incorpora el ejercicio a tu rutina. Para mantenerte en forma no hace falta mucho tiempo. Por ejemplo, sube y baja por las escaleras, o flexiona las rodillas al agacharte. Si caminas variando el ritmo (cinco minutos despacio, cinco, rápido), estarás haciendo un ejercicio cardiovascular estupendo.

 

5.         Respira: Párate a respirar de forma consciente varias veces al día. Es la mejor herramienta para volver al aquí y al ahora. Reducirás tu nivel de estrés a la vez que aclaras tu mente.

 

 

6.         Duerme bien: No se trata solo de descansar un número determinado de horas, sino de la calidad del descanso. Tu cuerpo necesita prepararse tanto para el descanso, como para el despertar. Acuéstate más o menos a la misma hora y sigue una misma rutina de higiene. Evita conectarte al mail o a las noticias antes de acostarte… y mantén la televisión fuera de tu dormitorio.

 

7.         Ama mucho: a ti mismo y a los demás. El amor es la emoción más positiva que existe y las emociones positivas refuerzan nuestro sistema inmune ayudándonos a lidiar con cualquier tipo de enfermedad. Además, es el amor el que da sentido a nuestra vida y quien tiene un sentido sabe hacia donde camina.

 

8.         Ríete tanto como puedas: Busca conscientemente el lado positivo de las cosas, rodéate de personas que te aporten y nunca des por finalizado un día con la sensación de no haber acabado una conversación como te gustaría o con un sentimiento de rabia o enfado. Soluciónalo. Cierra cada día agradeciendo todo lo bueno que te trajo y deja ir el resto.

 

Con estas ocho recomendaciones no puedo garantizarte una vida más larga, pero sin duda, sí, una vida más viva.

 

 

 

Olga Albaladejo Juárez

Socia fundadora en Salmah,

Centro oncológico integrativo y participativo.

¡Compártelo!

Volver

Para más información

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de toda nuestra actividad

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de toda nuestra actividad