MEJORA TU SALUD APRENDIENDO A RESPIRAR CON YOGA

14/03/2018

En yoga a los ejercicios respiratorios se les llama pranayama, que literalmente significa “alargar la energía vital”. Sin embargo, en nuestro precipitado ritmo de vida, tendemos a respirar demasiado rápido y así, a acortar nuestra energía vital. Una respiración rápida y poco profunda no permite que el oxígeno necesario llegue a cada célula de nuestro cuerpo nutriéndola y eliminando las toxinas.

El estrés, la ansiedad, las malas posturas y la exposición a contaminantes atmosféricos pueden provocar también una respiración superficial y reducir la energía vital en el cuerpo. Una Energía que es tan necesaria para disfrutar de la vida en la salud y sobrellevar los tratamientos y sus efectos secundarios en la enfermedad.

De hecho los antiguos yoguis consideraban la respiración lenta y consciente como una de las claves para vivir más tiempo. Llegaron a esta conclusión tras observar a los animales.  Se dieron cuenta de que animales como el perro con una respiración de ritmo rápido, incluso jadeante, tenían vidas mucho más cortas que animales con ritmos respiratorios lentos como la tortuga o el elefante. Así que concluyeron que respirar bien, profunda y lentamente es una de las claves para vivir más tiempo y mejor.

Por eso es tan importante aprender a respirar

Beneficios de la práctica de pranayama:

Para calmar y equilibrar lo que ocurre en nuestro cuerpo y en nuestra cabeza lo primero que hay que hacer es regular la respiración. Y no es una tarea fácil ya que casi nunca prestamos atención a nuestro patrón de respiración.

La práctica de yoga nos enseña, entre otras cosas, la manera correcta de respirar, usando la totalidad de nuestros pulmones y provocando cambios positivos en las condiciones generales de nuestra salud.

Otro beneficio es el desarrollo de la capacidad de concentración, lo que nos ayuda a relajarnos, brindándonos una sensación de paz y armonía interna. 

Cómo hacerlo:

Se puede realizar sentado en cualquier posición que resulte cómoda y que permita mantener la columna recta. Si no, servirá una postura tumbada.

Existen múltiples técnicas de pranayama como Kapalabhati o la respiración limpiadora, que aumenta el aporte de oxígeno; o la respiración de abeja, Brahmari, que calma la mente; o la respiración victoriosa, Ujjayi, que alivia el cansancio y genera calor interno.

Si estás interesado en mejorar tu salud a través de la respiración, inscríbete en nuestras clases regulares de yoga o en nuestros talleres monográficos.
Llámanos y te contaremos todo lo que te podemos ofrecer en Salmah.
911 367 694 o info@centrooncologicosalmah.com

Ana Rello,
Profesora de Yoga
Socia fundadora en Salmah

¡Compártelo!

Volver

Para más información

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de toda nuestra actividad

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de toda nuestra actividad