PERSONAS A LAS QUE AYUDAR

12/02/2018

Desde hace algún tiempo hay sectores de la sanidad alzando su voz en contra de las llamadas medicinas complementarias y, sobre todo, de tratamientos basados en la energía como son la homeopatía o el reiki. Como resultado diversos master en homeopatía han sido cancelados y la Comunidad de Madrid ha prohibido que se ofrezca Reiki en los hospitales públicos. Pero, ¿cuáles son las verdaderas razones de todo esto?

Si la alegación es que no son técnicas que curan, hasta estaremos de acuerdo. Por eso se llaman complementarias. Aunque lo cierto es que con una medicina u otra, la muerte nos sucede y hasta hoy, no tiene cura.

Por otro lado, si lo que buscamos es probar su eficacia con el método científico al uso desde hace varios siglos, cada vez hay más estudios bien validados que demuestran su utilidad. Esto a pesar de que precisamente son técnicas o herramientas que se diferencian sustancialmente de aquello que el método científico pretende demostrar. Es decir, del “café para todos.”

En la medicina convencional los tratamientos se asignan en función de medias y estadísticas. Se asume que para los mismos síntomas y las mismas características físicas del paciente, los mismos medicamentos pautados de la misma forma darán los mismos resultados.

En la medicina complementaria y, sobre todo, en la sanación Integrativa, sin embargo, entendemos que cada persona es única y por tanto, también su enfermedad y el tratamiento más adecuado para recuperar la salud. Como hace poco les decía mi padre a sus médicos, no tratamos síntomas, sino a personas. Es decir, no tenemos “problemas que resolver, sino personas a las que ayudar.”

Finalmente, en cuanto mencionamos el tema de la energía, es curiosa la necesidad que nos arrebata de creer o no creer en ella para validar la utilidad del tratamiento. Lo mismo me equivoco, pero hasta hoy no cuestiono a un ingeniero que me explica que los edificios vibran cada uno a una frecuencia que depende de múltiples factores y que éstos se calculan de cara a evitar que coincidan en frecuencia con la vibración de la tierra en el lugar en que se asientan. Es más, no necesito creer en el teléfono móvil para usarlo, o en internet, o en la máquina de resonancia magnética, ni necesito haber visto los rayos X para acceder a hacerme una radiografía. Tal vez yo sea un bicho raro, o tal vez tu seas como yo.

En cualquiera de los casos, si son técnicas inocuas o que no producen ningún resultado terapéutico, ¿a qué vienen esos posicionamiento enconados? Con no utilizarlas, o con insistir en la complementariedad de estas técnicas, sería suficiente.

Y entre tanta discusión, en Estados Unidos el National Center for Integrative and Complementary Medicine propone la acupuntura, la aromaterapia, el yoga, la meditación y los masajes como ayudas fundamentales en el tratamiento del cáncer. O prestigiosos hospitales como el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center ofrecen Reiki y formación en Reiki a sus pacientes. Y en países como Francia o Suiza la homeopatía forma parte del sistema público de salud.

Por supuesto, hay diversas claves y consideraciones a tener en cuenta antes de sumergirse en este mundo:

1.         La primera de ellas es que, como ya hemos insistido, son técnicas y tratamientos complementarios. Su objetivo no es curar, sino cuidar a las personas y sus síntomas maximizando su calidad de vida.

2.         En segundo lugar, cada técnica o tratamiento es adecuado o especialmente eficiente en algunos síntomas y ciertamente puede haber tratamientos inadecuados para el momento de la enfermedad en el que estás o el tratamiento convencional que recibes.

3.         Por eso, en tercer lugar, busca un centro acreditado por Sanidad y avalado por sus profesionales, su trato a las personas y su experiencia.

 

Olga Albaladejo Juárez
Socia fundadora en Salmah, centro oncológico integrativo y participativo.

Artículo publicado en la revista Espacio Humano.

¡Compártelo!

Volver

Para más información

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de toda nuestra actividad

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de toda nuestra actividad