TRES PASOS PARA QUERERTE MÁS

12/07/2017

¿Eres consciente de cómo te tratas a ti misma? Muchos de nosotros, posiblemente desde pequeñitos y sin darnos cuenta, hemos aprendido a juzgarnos duramente. A menudo somos demasiado perfeccionistas, no nos permitimos equivocarnos, nos avergonzamos, nos culpabilizamos, nos sobre-exigimos, nos cuestionamos, ¡nos convertimos en nuestros peores críticos! En ocasiones diríase que convivimos con el peor enemigo que podríamos imaginar.

Nuestro lenguaje interno no suele basarse precisamente en el elogio, ni en palabras positivas, ni bonitas; sino más bien en frases duras, críticas, injustas y dañinas que a su vez pueden ir acompañadas de un tono poco agradable.
Si nos paramos a pensar en cómo tratamos a un amigo, o a un ser querido cuando está atravesando un momento o situación difícil, o cuando se ha equivocado en algo importante, seguro que nos daremos cuenta de la gran diferencia que hay entre el lenguaje que utilizamos con él y el que utilizamos con nosotros mismos.

Por eso te voy a proponer que la próxima vez que te encuentres en una situación difícil:

1. Te pares a pensar qué mensajes te estás transmitiendo y en qué tono.
2. Te preguntes si le dirías esas mismas palabras a tu amigo si estuviera en la misma situación que tú.
3. Vuelve a pensar, esta vez más despacio, qué lenguaje te va a ayudar a sentirte mejor en ese preciso momento.

La buena noticia es que, al darnos cuenta, podemos empezar a cambiar este hábito tan arraigado de la autocrítica destructiva. Cuando somos conscientes de nuestro lenguaje interno y nuestros pensamientos, podemos elegir respondernos con delicadeza, respeto, ternura, amabilidad, bondad y hasta con amor. De esta forma, aceptaremos en paz y calma la situación por la que estamos sufriendo y afrontaremos las dificultades con mayor éxito.Este trato amable, compasivo, nos traerá muchos beneficios ya no sólo en nuestra propia vida, sino también en las personas que nos rodean. Cada vez hay más investigaciones que nos demuestran los efectos positivos de la autocompasión:

·      En nuestra salud física, puesto que mejora nuestros sistemas inmunológico, digestivo, cardiaco y nervioso.
·      En nuestra salud mental ya que sabemos que ayuda a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión, a la vez que mejora la calidad del sueño.
·      En nuestro bienestar personal y la satisfacción con la vida.

Todos podemos aprender a tratarnos con amor. Por nuestra parte, nos encantará que sigamos hablando de ello, y que puedas comprobarlo en ti mismo/a. Por eso en Salmah ofrecemos tertulias semanales y tratamientos personalizados. ¡Como tu elijas!

Llámanos al 911 367 694 o escríbenos a info@centrooncologicosalmah.com y encontraremos la forma que mejor se adapta a ti.

Ana Garvía, Psicooncologa en Salmah

 

¡Compártelo!

Volver

Para más información

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de toda nuestra actividad

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de toda nuestra actividad